José Bros: Around the World

José Bros: Around the World
JOSÉ BROS “AROUND THE WORLD”
 
UNA FIESTA DE LA MÚSICA
UN INTÉRPRETE TOTAL COMO NUNCA LO HABÍAMOS ESCUCHADO
 
 
“Around the World” es un concierto total. Una fiesta de la música con mayúsculas. Una emocionante dedicatoria a más de una decena de compositores que antes o después hicieron grande cada género que integra el espectáculo. Y esta ofrenda se desarrolla con una coherencia tal, que la elegante heterogeneidad de autores y músicas acaba transportándonos a una suerte de hechizo feliz y homogéneo. Análogo y bello.

“Around the World” nos brinda un José Bros en toda su riqueza cantora. Como nunca antes lo habíamos escuchado. Un intérprete total se manifiesta cuando se expresa en todos los caudales por los que es capaz de navegar; cuando transita todos los caminos que por talento y naturaleza alcanza a recorrer con autoridad y solvencia. Y ese mismo es el tesoro que guarda este concierto inédito. Esas melodías que poco a poco, a lo largo de los años y de forma espontánea e íntima, han ido convirtiendo a José Bros en el artista que hoy conocemos. Un tenor de rigurosa técnica vocal, de timbre sublime y hermoso, de poderosa y concienzuda presencia teatral que desde hace lustros es valor habitual en los escenarios de mayor esplendor en el mundo.

Desde las primeras notas de “Eternally”, el clásico de Charles Chaplin, hasta la no menos célebre “Granada” de Agustín Lara, el recorrido de “Around the World” es una gozosa e inesperada aventura que pasa por “Non ti scordar di me” de Ernesto de Curtis, “Dein ist mein ganzes herz” o “Gern hab’ich die Frauen geküsst” de Franz Lehár, “Noche” de Antoni Parera Fons, “Be my love” de Nicholas Brodszky, “Mattinata” de Ruggiero Leoncavallo, “L'alba separa dalla luce l'ombra” de Francesco Paolo Tosti, “Love is a many splendored thing” de Sammy Fain, “Amapola” de José María Lacalle o “Canto porque estoy alegre” de Antón García abril.

Universos dispares que convergen en un todo mágico. De la canción popular o el musical norteamericanos, a la canción napolitana o la romanza italiana, de ahí a la opereta centroeuropea o a la canción española de concierto.
Todo ello en torno a la garganta soñadora de José Bros y al sonido compacto de una de las orquestas más elocuentes para este tipo de repertorio, especialmente complejo por su diversidad: la ORCAM, que no en vano ha seleccionado este concierto sorprendente como uno de los pilares que sostienen su sólida temporada 2016/2017.